Medios mexicanos son adictos al dinero público y pueden influir en elección de 2018

En México existe una amplia diversidad en los medios de comunicación porque mientras unos periodistas son asesinados por el crimen organizado debido a su trabajo, otros son comprados por los políticos, destacó hoy Bloomberg.

Mencionó también que los medios pueden influir en las elecciones de 2018, ya que el Partido Revolucionario Institucional tiene un alcance más amplio.

Televisa gana alrededor de 9 por ciento de sus ingresos por publicidad del Gobierno federal, de acuerdo con informes de ganancias y datos de Fundar, un organismo de control que rastrea los gastos del gobierno. La cifra para TV Azteca, otra televisora importante, fue de 10 por ciento. Entre los periódicos, según datos de Fundar, El Universal recibió la mayor cantidad de dinero del gobierno para anuncios impresos: alrededor de 190 millones de pesos.

Los medios mexicanos son adictos al dinero público y pueden influir en las elecciones de 2018, ya que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) tiene un alcance más amplio, destacó Bloomberg.

El medio especializado en negocios destacó la diversidad de los medios de comunicación en México porque mientras unos periodistas son asesinados por los narcos por su trabajo, otros son comprados por los políticos.

La publicidad financiada con fondos públicos se ha disparado en la última década. El año pasado, el Gobierno federal gastó más del doble de su presupuesto publicitario, alcanzando una suma de alrededor de 540 millones de dólares, incluso cuando redujo el gasto en educación y el apoyo a los agricultores.

El medio refirió que en México también hay canales no oficiales para garantizar una prensa positiva, como se describe en las entrevistas de los funcionarios públicos actualmente en funciones y fuera de actividad, y los empleados de los medios.

“El espacio de la primera página en algunos periódicos es negociable. Voces populares pero críticas en la radio son despedidas. En la televisión, los personajes de telenovelas dejan a un lado las intrigas románticas para destacar el buen trabajo que han hecho las autoridades locales para mejorar el alumbrado público”, indicó.

Los precios son más altos a nivel nacional, donde México celebra elecciones presidenciales en julio. El Presidente Enrique Peña Nieto no puede postularse nuevamente y es profundamente impopular. Aún así, los analistas no eliminan al PRI de la contienda, y su alcance en los medios es una de las razones.

“El gobierno tendrá una ventaja en cuanto a la capacidad de influir en el electorado, incluso a través de los medios de comunicación”, dijo a Bloomberg Carlos Bravo, politólogo del Centro de Investigación y Docencia Económicas de Ciudad de México.

Luis Carlos Ugalde, ex presidente del Instituto Nacional Electoral (INE) dijo que todos los partidos políticos están comprando medios, pero el PRI, que también posee el mayor número de gobernaciones estatales, tiene a su disposición más recursos.

Las oficinas de medios en la presidencia y el PRI dijeron en respuestas enviadas por correo electrónico a Bloomberg que respetaban plenamente la libertad de prensa como un pilar de la democracia mexicana. El PRI dijo que legalmente tiene derecho a más tiempo al aire por ser el partido más grande, y no obtiene ningún privilegio especial más allá de eso.

Aun así, varios críticos prominentes de Peña Nieto y el PRI han perdido sus trabajos, refirió el medio.

Recordó cómo en 2015, la periodista Carmen Aristegui fue despedida de su programa Noticias MVS después de informar sobre la compra de una casa de lujo a un contratista federal por parte de la esposa del Presidente.

MVS negó que hubiera estado bajo la presión del gobierno, y una contralora designada por el gobierno no encontró ningún delito por parte de la Primera Dama”, señaló.

En octubre, Ricardo Raphael y su co conductora fueron despedidos de su programa después de acusar al PRI de tratar de beneficiarse políticamente de dos terremotos mortales.

Raphael dijo en una entrevista con Bloomberg que está convencido de que los anuncios del gobierno recibidos por su empleador fueron “el motivo principal para nuestra partida”.

Sin embargo, NRM Comunicaciones niega la acusación y dijo en un comunicado que los presentadores fueron despedidos como parte de recortes de empleos más amplios.

La oficina del presidente dijo que no se aplicó presión política y señaló que los periodistas que fueron despedidos siguen apareciendo en los medios estatales.

LA PUBLICIDAD HASTA EN TELENOVELAS

Xóchitl Gálvez, de Acción Nacional (PAN), dijo al medio que la prensa está tan acostumbrada al dinero político que no siempre esperan a que los funcionarios los busquen. Mostró varios panfletos que, según dijo, había recibido de al menos cuatro medios de comunicación que ofrecían paquetes que incluían entrevistas a cambio de dinero.

Según Bloomberg, en el pasado, los gobernantes de México mantuvieron a los medios a raya. Lo nuevo es el papel de la publicidad gubernamental, que ha ayudado a convertir la censura en autocensura.

Al menos 10 periodistas de alto rango y funcionarios de prensa del gobierno dijeron a Bloomberg que los funcionarios federales han utilizado formas sutiles y no tan sutiles de dar forma al contenido. Van desde amenazar con retirar anuncios, hasta pedir una cobertura personalizada que incluya fotos de primera página.

En la televisión, el contenido político traspasa los programas de noticias. Si bien no hay manera de saber si hubo dinero involucrado, un episodio de “El color de la pasión”, una telenovela transmitida por Televisa, provocó burlas en las redes sociales mexicanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *