Banda del Tatos plagió a 4 y mató a 7 personas; sus crímenes siguen impunes

Desde hace más de una década, Luis Alberto González Nieto, El Tatos, ha esperado sentencia por los delitos de secuestro, homicidio, robo de vehículos con violencia y ultrajes, por los que fue detenido tres meses antes de cumplir 21 años.

El Tatos, quien nació en 1986, fue capturado el domingo 29 de mayo de 2007 en la colonia Campestre Guadalupana, en Nezahualcóyotl, Estado de México, junto con ocho personas más, entre ellas, tres mujeres.

La captura de El Tatos y sus acompañantes se logró a partir de una investigación por siete homicidios y cuatro secuestros en la Ciudad de México y el Estado de México, todos cometidos entre el 7 de enero y el 14 de mayo de ese mismo año.

El grupo al que pertenecía González  Nieto estaba estructurado en dos bloques, ambos dirigidos por dos jóvenes de 17 años, quienes se conocieron dos años antes en el Estado de México.

El primero de ellos es Carlos Omar Banda Cruz, El Banda, quien fue detenido por primera vez en la delegación Iztapalapa el 28 de mayo de 2007, un día antes de la captura de El Tatos. Él tenía bajo sus órdenes a un grupo de jóvenes dedicados a cometer homicidios por encargo, así como al robo de vehículos con violencia, los cuales vendían en León, Guanajuato.

La segunda persona es César Alberto Díaz Martínez, Cesarin, prófugo, quien comandaba a una organización dedicada al secuestro y homicidio. Los integrantes de ambos grupos asesinaban, robaban vehículos, secuestraban, cuidaban y pedían rescate por las personas plagiadas, principalmente mujeres.

El primer crimen del que tienen conocimiento las autoridades fue el de un piloto aviador de nombre Carlos. Su cuerpo fue encontrado al interior de su vehículo el 1 de enero de 2007 en la calle Ingenieros Topógrafos y Eje 3 Oriente, colonia Jardines de Churubusco.

Once días después fueron asesinados Jonathan y Carlos, en la delegación Iztapalapa. El robo de vehículos y secuestro continuaron en los siguientes meses en ambas entidades. Sin embargo, las autoridades volvieron a tener indicios de ambos grupos el 11 de mayo del mismo año, durante el rescate de dos jóvenes privados de la libertad en la colonia San Felipe de Jesús, zona de operación de El Tatos.

La liberación de ambas personas permitió a las autoridades determinar que el grupo vinculado a González Nieto era responsable de cuatro asesinatos más cometidos entre el 1 y 14 de mayo.

El primero de ellos, fue el de Janet Xiomara. El 3 de mayo fue privada de la vida Berenice Ramírez. Cinco días después fue Gabriel, y el 14 fue encontrado el cuerpo de Jessica, todos ellos estudiantes de la secundaria 40, en la delegación Coyoacán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *